Tercera vez

Buenas buenas amigos de los recuerdos infantiles. Me estoy acordando ahora, no se porqué, de mis primeras relaciones con la higiene personal. Ahora cuando vemos a un bebé que se hace caca, todas las madres que hay alrededor se emocionan, como que les hace ilusión y todas quieren cambiar la plasta del pañal, encantadas!!! Supongo que en mis primeros meses fue igual. Recuerdo que durante mi infancia, justo el periodo que va desde que ya te limpias solo hasta que te haces independiente del todo, que mi madre siempre me decía que cuando fuese al baño se lo enseñase. Obviamente no era para recrearse ni porque le hiciese ilusión si no porque así podía comprobar sí estaba comiendo bien, sí tenía gusanos, lombrices o cosas parecidas que les salen a los niños. También recuerdo que no solo a mi madre; sí no a todas, les encantaba ponernos supositorios. Fuese cual fuese la medicina que teníamos que tomar siempre la pedían en supositorios. Como sí fuese algo gustoso o higiénico.
Otro episodio parecido era el de la cerilla. No recuerdo problemas de vientre o de estreñimiento, pero mi madre, a la mínima que notaba al ver las heces, que estaba un poco estreñido, pues ya tocaba noche de cerillas y aceite. Consistía en subirme desnudo de cintura para abajo a la mesa de comer de la cocina y ponerme en cuatro patas apuntando a mi madre. Ahí me estaba esperando con las cerillas de cera, de las de antes y una lata con un poco de aceite. Yo avergonzado y mi madre pasando la cerilla untada en aceite dando pequeños masajes circulares, feliz! Por eso tenían que ser de las de cera, porque las de después con madera…igual molestan algo más, jeje. Así nos pasábamos 5 o 10 minutos hasta que asomaba el bicho y te ibas corriendo al baño. Era divertido, aunque solo ese momento de estrés. No se porqué me han venido estos recuerdos tan agradables y quería compartirlos con todos vosotros. Hoy, no me veo plantando un pino con 37 añazos que tengo y al acabar, llamar a mi madre para que venga a verlo. Igual se lo digo estas Navidades para reírnos un poco y recordarlo en familia. Jeje. Os dejo con este recuerdo agradable, que seguro que tenéis muchos parecidos de vuestra propia infancia.
Hasta la siguiente. Esperemos que más pronto que tarde. Ciao, Ciao.

Estándar

Segunda vez

Buenas buenas amigos de los animales tristes. No se qué me pasa ni como poder luchar contra ello o evitarlo. Últimamente escucho música, veo películas antiguas y en el momento menos pensado me pongo a llorar como un niño. No es por nada que haya visto u oído, simplemente la nostalgia de algún tiempo pasado que ya nunca jamás podremos volver a vivir, supongo. Algo se activa en mi interior provocando que las lágrimas fluyan sin control. Como decía el maestro Joaquín Sabina: no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió, escuchando la canción más hermosa del mundo algo ha hecho que se me encoja el corazón y no he podido parar de llorar, sin estar alegre ni triste, como si me tocase limpieza de los lacrimales o algo, jeje. Como ya os digo me pasa mucho últimamente y sin venir a cuento. El otro día viendo la peli de El Golpe me pasó lo mismo. Debe ser que me estoy haciendo mayor sin darme cuenta. Añorando tiempos pasados que sólo pervivirán en nuestro recuerdo. Qué grande fue Paul Newman!!
A pesar de estas lágrimas y lloros quiero compartir con todos vosotros que hoy SOY FELIZ. No se sí el nuevo iPad Air con el que os escribo tiene algo que ver, (jeje) pero me siento genial.
El frío se ha apoderado de todo y hasta las perras han abandonado sus sitios habituales para acercarse al calor de los radiadores. Es de esos días que invita a ponerse el pijama, tener un orinal cercano, jeje y pasar toda la tarde viendo pelis mientras la lluvia golpea suavemente los cristales, sin moverse del sofá. Las perras achuchándose contra ti para estar todos juntos y los gatitos peleándose por un pedacito de manta con el que taparse. Hay algo mejor?
Acaba de aparecer Remy sigilosamente. Quiere mimos de su papá. Hasta la siguiente. Ser buenos…

Estándar

Primera vez

Buenas buenas amigos de los animales nocturno. Desde siempre me ha gustado escribir aunque nunca había encontrado la forma de hacerlo más que en mi diario. Hace tiempo, algunos buenos amigos me dieron la idea de crear un blog y después de pensármelo mucho y darle muchas vueltas, he decidido crear un espacio en el que poder escribir. No me dirigiré a nadie concreto, a veces te podrás sentir identificado con algo y otras no sabrás de lo que hablo. Simplemente necesitaba un espacio en el que poder explayarme. Comentaré cosas de actualidad, tecnología, vivencias personales, experiencias, en fin, todo lo que viene siendo el día a día de mi vida, no se sí os gustará. Es mi primera experiencia en este sentido. Al principio me parecía demasiado pretencioso, quién coño me creo que soy para que nadie lea nada que yo publique? Siempre he tenido miedo de que nadie leyese nada porque yo mismo no creía en mi, ni creía que pudiese escribir nada publicable. Soy mi peor crítico. Así que a partir de ahora compartiré contigo y con todos los que queráis….mi vida. Vosotros seréis mis críticos. Así no cargo yo solo con todo, jeje. Espero que paséis un buen rato con mis vivencias y no aburriros demasiado y sí a alguien le sirven de algo, pues mejor que mejor.
Soy solo uno más de vosotros al que le gusta escribir por las noches, cuando todos duermen, cuando nadie me ve, cuando me siento el rey del mundo. Mi intención es escribir siempre que pueda y compartir con vosotros todas mis experiencias por sí le pueden servir a alguien, aunque lo dudo.
Ahora mismo y en medio de la oscuridad, con la única luz que emana de la televisión a lo lejos, cuatro ojos me observan. Shanna y Jackie quieren salir. Son las 4 ya y hace un frío que te mueres, pero no puedo decir que no a esos ojitos. Así que voy a sacarlas.
Espero no seguir teniendo demasiado miedo y volver a escribir algo más mañana. Por hoy ya está bien. Saludos desde la oscuridad. Disfrutar de las Leónidas los que podáis ver a través de las nubes. Ciao.

Estándar